domingo, 13 de mayo de 2007

LA ELABORACIÓN TEXTUAL: PRINCIPIOS BÁSICOS

En mis tiempos de estudiante de postgrado, leí un artículo muy interesante escrito por la profesora Iraida Sánchez de Ramírez que aludía a una serie de principios que deben orientar la elaboración de un texto escrito.
En mi actividad docente he puesto en práctica algunos de esos planteamientos y los resultados han sido satisfactorios, por eso quiero compartir con los lectores esta reflexión. Más que principios básicos para la redacción de textos, son sugerencias para mejorar la práctica de la redacción.
Conocimiento de la Lengua
Para poder redactar un texto es necesario conocer la lengua. Este conocimiento debe abarcar aspectos como: sintaxis, léxico, ortografía, puntuación, acentuación. Este conocimiento es imprescindible, pero no es suficiente.
Conocimiento del Tema
Para escribir sobre un tema, es necesario conocerlo. En el texto escrito se presentan contenidos que el escritor guarda en su memoria de algún modo. Por esa razón, antes de iniciar un trabajo de redacción es importante documentarse sobre los contenidos o ideas que se van a plantear y precisar su alcance.
Conocimiento de la Estructura Textual.
La estructura textual hace referencia a cómo se organiza la materia discursiva. No es lo mismo redactar un cuento que responder un examen de historia o escribir un artículo científico. Cada texto se organiza de modo diferente y tiene elementos específicos que lo caracterizan. Si quieres redactar de manera apropiada, debes conocer qué tipo de texto necesitas producir.
Finalidad del Texto
Antes de iniciar la redacción de un texto, debes aclarar cuál es su finalidad y a quién va dirigido. El texto debe adaptarse al receptor; las palabras deben "medirse", calibrarse; se debe seleccionar la expresión más adecuada en función de la finalidad preestablecida. Todo acto de escritura es un acto de comunicación y el texto escrito se convierte en tal sólo cuando el lector es capaz de decodificarlo y entenderlo.
Hacer, Deshacer y Rehacer
Este aspecto se relaciona con el principio de la recursividad. Del primer borrador al texto definitivo hay un "hacer" que implica revisar, corregir, ajustar, dar brillo a las expresiones. Cuando estés redactando, piensa que la versión definitiva va a dejar de ser tuya para convertirse en texto gracias a la maravillosa participación del lector. Por ello, debes revisar, deshacer y rehacer tus textos tantas veces como sea necesario. Piensa que la versión definitiva entregada ya no es tuya, también le pertenece a los lectores.
La motivación
Para redactar hace falta también una pequeña dosis de motivación. La escritura como obligación debe dar paso a la escritura como necesidad. La escritura proporciona libertad, quien escribe debe ser libre de expresar lo que quiere, piensa, siente o necesita. La escritura debe ser un acto de fe y libertad. Si te obligan a escribir, el producto será de poca calidad... si tienes necesidad de escribir y lo asumes como una práctica de la libertad, estoy segura de que tus textos serán claros, coherentes, vitales.

8 comentarios:

Filomena Severino dijo...

Que acertado el material que nos ofreces para revisar, realmente claro, agradable, sencillo, simplemente me encantó. Siento que al considerar cada uno de los aspectos, (conocimiento de la lengua, del tema, de la estructura y finalidad del texto),podemos dar respuesta a la poca y debil producción de nuestros estudiantes y el bloqueo ante la actividad escritural que presentamos los docentes. Refiriendome específicamente a estos ùltimos, donde me incluyo, con mucho orgullo pero no con menos preocupación, el aspecto motivacional es un referente determinante, que prácticamente es anulado por el sistema educativo. Nuestras experiencias estudiantiles, como te lo refería en un comentario anterior, nos encasillan en una estructura rígida, disfrazada generalmente, de falso construccionismo y se reafirma en la praxis profesional. ¿Realmente para que escribimos los docentes, cuál es la exigencia en producción de textos? Informes tècnicos, informes científicos, informes presupuestarios, evaluaciones de desempeño, elaboraciòn de pruebas, planificaciones, comentarios a la producciòn de un estudiante, que igualmente responden a una solicitud externa, sin desmerecer la calidad de esas producciones.
La escritura como obligación, atenta contra la libertad de expresiòn del ser humano, mucho mas si esa es su via favorita, para la proyecciòn de sentimientos, pernsamientos, requerimientos ante el mundo y las personas que lo rodean. Pero lo terrible ( permiteme ser dramática), es que no nos damos cuenta y reproducimos con pasividad pasmódica, un proceso mecanicista que orienta la actividad escritural.
Una alta motivación puede orientar nuestras acciones a mejorar los otros aspectos y de manera ciclica, realimentarla. Particularmente invito a todos tus lectores a que descubran y encuentren la motivación para escribir y compartir, a travéz de la palabra escrita, los maravillosos seres humanos que somos.

José Luis Durán dijo...

Hola Yolanda. Realmente es excelente. Esto que nos evías.me aclara muchas cosas que hasta hoy no he considerado. Generalmente se cometen muchos errores por desconocer muchos de los aspectos que mencionas; sin embargo, considero que en muchas oportunidades estos errores se cometen por que la información que se nos solicita están estructuradas, limitando la posibilidad de desarrollar los distintos elementos mencionados; es decir: conocimiento de la lengua, conocimiento del tema (hay que documentarse, no es suficiente lo que guardo en mí memoria), finalidad del texto, Hacer, deshacer y rehacer y la motivación. Quizá lo más importante, quién es el lector. Este se convierte en el dueño de la versión definitiva. Reflexiono día a día con tus envíos. Muchas gracias.

Yolanda Fernández dijo...

Estimada Filomena, tu comentario es la mejor interpretación a lo que quise expresar cuando redacte este post.
La escritura como obligación limita las posibilidades de libertad que el hecho escritural debe propiciar. Y cuánta razón tienes cuando señalas que los docentes "reproducimos con pasividad pasmódica un proceso mecanicista"... allí está el problema.
Nos nos han enseñado a valorar la escritura, a veces la escritura es un castigo ( recuerda las "planas" que le obligaban a los niños para mejorar su comportamiento...debo portarme bien, no debo hablar en clase...)
Y si no hemos aprendido a amar la escritura, para que la vamos a necesitar... para muchos, escribir sigue siendo una actividad pesada... casi un castigo.
¿Qué hacer? ... Recuperar el valor de la escritura como práctica de la libertad, propiciar la práctica de la redacción como actividad natural, inherente a la persona.
"Escribe porque siempre hay alguien a quien le interesa mucho leerte"... ese debe ser el lema.
Un gran abrazo...

Yolanda Fernández dijo...

Mi querido profesor Durán, tienes razón cuando dices que uno de los problemas de la redacción radica en que si nos solicitan "información estructurada", nos limitan la posibilidad de expresarnos. Recuerda las "tres líneas" que nos ofrecen para informar por escrito sobre un asunto. TIENES RAZÓN... allí también hay un problema, una limitante para ejercer la redacción como práctica de la libertad... lo hemos hablado antes y claro que tienes razón.
Pero eso no significa que debamos enmudecer... hay que escribir, hay que escribir para ejercer nuestro derecho a ser libres.
Un gran saludo.

Filomena Severino dijo...

Yola, Josè Luis, que les parece si publicamos, en una atractiva cartelera, estas producciones, como una forma de divulgar y ampliar el marco de la reflexión a otras instancias.Considérenlo.
Un abrazo

Yolanda Fernández dijo...

Mi querida Filomena, me parece importante dadas las características de la población de nuestro colegio. Sin embargo, lo fundamental es hacer que nuestra gente se incorpore y familiarice con esta herramienta y con otras para que puedan comprobar las ventajas de trabajo digital, la enseñanza digital terminará por imponerse.
La idea fundamental es "empujar" el uso de las TICs en la educación... si para ello tenemos que volver a las carteleras, pues lo hacemos y ya...
Un gran abrazo.

Anónimo dijo...

Maestra Yolanda, estoy por obtener mi titulo en Licenciatura en Educacion primaria y su blog me ha sido de gran ayuda, sobre todo que el punto de vista quer usted expone es muy similar al mio.

Gracias por la ayuda.

Yolanda Fernández G. dijo...

Muchas gracias por su comentario, Anónimo.